Hola amigos! como estàn? Hoy quiero hablarles nuevamente del inti raymi, ya que estamos próximos a su fecha!.
Como anteriormente les comenté, es mi deseo que este año todos juntos podamos festejarlo y compartirlo desde la comprensión de su significado.
Que el tata inti brille en sus corazones!

Claudia Moyano

En junio (solsticio de invierno), el Sol se iba alejando, el frio aumentaba, en los amaneceres el agua estaba escarchada, por tanto, había que pedirle al Sol que volviera, que al rayar los crepúsculos matutinos no siguieran avanzando hacia el norte. Finalmente, había que testimoniarle al dios Inti, la eternidad y total entrega de sus hijos, con sumisión y respeto.

Hace más de seis siglos, el Inka Pachakuteq instituyó la Fiesta al dios Sol. Los Cusqueños actualmente siguen representando el Inti Raymi con el mismo fervor con el que sus ancestros lo realizaban en las esplendorosas épocas del incanato.

El Inti Raymi, en su versión contemporánea se realiza desde el 24 de Junio de 1944, cuando fueron instituidas las fiestas de la ciudad en recuerdo a su milenario origen y cuna de la Gran Civilización Inka.

En el Noroeste Argentino también resurgió la antigua tradición de celebrar el Inti Raymi. En diferentes pueblos se conmemora esta fecha y se realizan recreaciones de la Ceremonia Andina con cantos y danzas ancestrales para rendir culto al sol. Los días 20 y 22 de junio se realizará el Inti Raymi en el Anfiteatro Municipal de Santa María (388km al norte de la Capital de la Provincia Catamarca) con entrada gratuita.

El 20 de junio tendrá lugar la velada nocturna a la “espera de la salida el sol” y el viernes 20 se hará la ceremonia de la “salida del sol”. Luego, diferentes conjuntos de danza (Yawar Waina y Allpa Maska) participarán de escenificación de este rito milenario.

Durante la Fiesta, habrá también visitas guiadas a sitios arqueológicos, peñas folclóricas, charlas y conferencias arqueológicas, exposiciones de artesanías y productos regionales Santamarianos.

La fiesta del Inti Raymi se convierte, en un atractivo turístico y cultural, que busca revalorizar las tradiciones ancestrales, reconociendo y difundiendo las prácticas milenarias que, aún, siguen celebrando los pueblos originarios americanos.

La participación en este tipo de festividades constituye una buena oportunidad para acercarse al pensamiento filosófico-espiritual andino, y a la forma en que estas comunidades se relacionaban con la naturaleza y con el cosmos.

Costumbres:

Al atardecer del 20 de Junio, quien dirigirá la ceremonia ya se encuentra en el área del monolito y están preparados los leños para la fogata. El monolito está orientado con su vértice hacia el Este, por lo que la proyección de la sombra muestra el retiro del Sol por el Noroeste.

Originalmene se encendían 4 fogatas para indicar los 4 puntos cardinales; en el caso del festejo del 2003 hubo, según se explicaba, una dispersión importante que debilitó el festejo: en tres ciudades más de la puna jujeña hicieron su propio Inti Raymi, con la consecuente atomización de los asistentes. Por este motivo, en esta ocasión sólo se hizo una fogata.

Falta poco para que comiencen a llegar más personas que participarán de la vigilia, que consiste en pasar toda la noche mientras se canta, se baila, se coquea, se toma yerbiao y se come. Cuando los cantores arrancan con sus coplas acompañados de cajas y con el extraño y cautivante sonido del cuerno, pronto saldrán a participar los y las copleros/as, que entonarán versos referidos a la naturaleza y algunas veces con contenidos picarescos, aunque nunca groseros u ofensivos.

Esta fiesta se hace presidida por la bandera del Tahuantinsuyo, llamada Winpala o Wiphala. A las 24 horas se inicia el año nuevo solar. En este momento se abre la boca de la Pachamama (la Madre Tierra), que consiste en un pequeño pozo en el que se guardaron ofrendas en años anteriores. El pozo está cubierto por una piedra, y según la visión del Yatiri o sacerdote oficiante, puede encontrar señales que serán vaticinios para el resto del año. En ese momento se pide no sacar fotos ni filmar.

El Erquencho
Algunos autores lo consideran como una variante del erke, mucho más pequeño, al que llaman erkecito. Consta de una boquilla de diez a trece centímetros de largo y un cuerno de vacuno que amplifica el sonido. Se lo usa en Jujuy, Salta, Formosa y Chaco.
De sonido extraño, ronco y cautivante, el músico suele ejecutarlo sosteniéndolo con una mano mientras con la otra se acompaña con la Caja.

Luego vendrá una ronda colectiva al compás de los golpes de caja y lamentos del erkencho, detrás de un líder que porta la Winpala guiando al grupo para formar un caracol, para luego pasar la Winpala al último de la fila, quien “desenredará” al caracol dando fin a la ronda. Para quienes no están acostumbrados, no se imaginan la sensación de agotamiento que significa correr a 2600 metros sobre el nivel del mar.

Durante la vigilia, es costumbre que cada uno lleve algo para compartir: hojas de coca, bebida o comida, cigarrillos, incienso. Si uno es elegido por alguien para entregarle un obsequio, éste no debe ser rechazado porque significa una ofensa. El obsequio debe ser recibido entre las palmas de ambas manos con una leve reverencia hacia el obsequiante, y uno puede obsequiarlo nuevamente, guardarlo, consumirlo o bien entregarlo a la Pachamama en ofrenda.

En caso de consumir algo, siempre una parte debe ser ofrecida a la Madre Tierra. Por ejemplo, antes de beber se vuelcan unas gotas en la Tierra, “para convidarle a la Pachamama”.

En un costado del monolito, al refugio del viento, un calentador a gas calienta una olla en la que se fríen una especie de pastelitos sin levadura, amasados ahí mismo y en forma de discos muy finos. Son sabrosos, aunque un poco pesados para los estómagos no habituados a este tipo de alimentos.

El yerbiao

En el fogón grande, hay otras ollas que calientan el yerbiao, una mezcla de agua, yerba mate, coca y algún tipo de alcohol; probablemente fernet. Esto hace una poción que se toma en un mate de dimensiones bastante importantes, que se pasa de mano en mano y que ayuda (¡mucho!) a no sentir las bajísimas temperaturas de una noche de pleno invierno, al aire libre y a 2600 metros de altura sobre el nivel del mar.

Eso no quita de que quienes quieran ir a una bebida más fuerte, lo hagan. Por otra parte, las hojas de coca son infaltables. Para quienes no conocen del tema y estén eventualmente leyendo esto, si bien la cocaína se extrae de las hojas de coca, una cosa y la otra son totalmente distintas. Para hacer un gramo de cocaína se necesita una enorme cantidad de hojas de coca. Por otra parte, el consumo moderado de este elemento es muy útil en esas condiciones climáticas.

Aquí viene el Sol
Ahora sí, la aparición de los primeros rayos del sol por encima de la montaña es inminente.
El Yatiri se ha descalzado y con la “pata pila” en tierra, espera atento. La recorrida más austral del Sol está por comenzar, para regresar nuevamente al norte dando inicio a la prolongación de las horas de luz de los días.
Entre los presentes hay una mezcla de sensaciones. Para los más compenetrados en la ceremonia, una gran devoción.

Las palmas al Sol
El Sol ha llegado. Se lo saluda en quechua, en aymara, en español. Las palmas al frente y arriba, para captar así toda la energía del Tata Inti. En algunos casos, se llenan botellas con agua y se las expone a los rayos del sol para que tome la energía que habrá de proteger a las familias durante el año.
Ahora todos participan: collas, fieles, turistas y curiosos, con un factor común: el respeto por una tradición ancestral.

Después de las manos
Ahora, a pleno Sol, quienes deseen hacerlo, pueden aportar las últimas ofrendas a la Pachamama.
También se hará la última ronda con la Winpala y se preparará nuevamente tortas para los que queden allí.
Luego, el Yatiri cerrará la boca de la Pachamama
Esa boca quedará cerrada hasta la próxima ceremonia a realizarse en el lugar.

… y no termina aquí
La espera continúa hasta que el Sol pasa por el cenit, momento en que es saludado ya que se considera que ahí comienza su viaje al hemisferio norte y se da por terminada la fiesta del Inti Raymi..
Hasta entonces, quedarán algunos de los presentes entre quienes prepararán alguna comida para el mediodía; en las buenas épocas algún asado, en otras locro y si no se puede, algún guisado más modesto.
La celebración del Inti Raymi que se hace en el Cuzco, es mucho más imponente en escenografía, vestuarios y escenarios. Es realizada por actores y es un importante motivo de atracción turística… y tras la ceremonia, la fiesta dura entre tres y cuatro días.
Si bien la fiesta culmina al mediodía, la mayoría de los asistentes se retira después de cerrada la boca de la Pachamama.
La noche ha sido dura y el cansancio se hace notar, pese a la ayuda del yerbiao y de la coca.
También debemos reconocer que el trabajo de destrucción cultural realizado durante siglos no ha sido en vano, y sólo en los celebrantes y en algunos ancianos se percibe total compenetración con la fiesta. Muchos de los presentes éramos personas interesadas en observar estas tradiciones, sin que en realidad seamos parte de ella. Lo triste es que eso también se notó en los collas jóvenes, quienes aparentemente, no tenían la misma convicción que sus mayores.